jueves, 30 de septiembre de 2010

Garra de Arcángel

- ¡POR LOS VIVOS!

El rugido del Capitán Demitri Karlaen atraveso el velo creado por el sonido de los disparos láser al mismo tiempo en que su cuchilla relámpago, Garra del Arcángel, atravesaba el tórax del oficial imperial como si fuese gelatina. Las costillas sesgadas y los órganos internos siseando al fundirse se entremezclaron con su atronadora voz en una brutal cacofonía ya bien conocida por la primera compañía de los Ángeles Sangrientos.
La escuadra Caín, acompañando su brutal carga, conocía la respuesta a su grito de guerra.

- ¡POR LOS MUERTOS!

Como un castillo de naipes desplomándose bajo una salvaje tormenta de arena en Baal, docenas de guardias imperiales vieron el fin de sus días. Los gigantescos astartes en sus armaduras tácticas dreadnought aplastaron sus cráneos con sus martillos y sesgaron sus almas con sus armas de energía.
La sangre salpicó el pálido rostro de Karlaen de forma irregular, que acentuó su mueca demente al sonreír y mostrar sus afilados caninos cuando dos nuevos enemigos ahogaron sus gritos en sus propios fluidos de muerte.

Esta batalla no trataba sobre defender un punto estratégico. Trataba sobre venganza por sus hermanos de armas muertos. Diez vidas traidoras por cada alma leal. Diez cadáveres por cada hijo de Sanguinius caído.

Su armadura de exterminador avanzó imparable, triturando bajo su peso los huesos de los caidos bajo Garra de Arcángel, que continuaba crepitando ansiosa de sangre. Ningún traidor escaparía hoy.

Medidas diplomáticas


- Comandante Orc'ala -dijo el guerrero de la casta de fuego a la vez que saludaba- Acaban de traer al primero de los diplomáticos.
- Bien, que pase al CG para informar.
-No... No me he expresado bien... Lo han traido unos soldados gue'vesas... Sus animales de presa se lo han comido... Han traido los restos.
- ¿Cómo ha podido ocurrir? El general de los lobos espaciales deberá dar explicaciones acerca de la seguridad de su base. ¿Cómo ha podido ser tan descuidado?
- Ese es el problema comandante, que no ha sido un descuido.
El comandante Orc'ala dio un paso atrás y giró la cabeza hacia la grabación del droide espía en el que los famosos lobos espaciales luchaban contra las diablillas del caos y se preguntaba quién de los dos era el malo en esta historia.

Con un gesto con la cabeza despidió de forma cansina al guerrero, apoyó las manos en el holoproyector y dejó colgando la cabeza. Todo eran problemas: Los del caos resultan ser demonios y no humanos, los kroot no se adaptan a este escenario, en la contraofensiva un virus atacó a su grupo de asalto obligándolo a retirarse... Y ahora esto, asesinar a diplomáticos.

Como si le adivinase lo que estaba pensando, el etereo Valar'sar hace acto de presencia en el CG y sin ser presentados empieza diciendo: -Su problema comandante ha sido pensar como un t'au. -Sorprendido, el comandante Orc'ala alza la cabeza y ve la imponente visión del etereo: -¿Perdón?

El etereo sonríe para quitarle tensión al asunto y se acerca con paso firme: -Su problema es que no tiene la malicia que tiene un gue'vesa. Para ellos es muy importante el orgullo y el honor, y el mandar a uno de los suyos, le ha recordado las derrotas que han sufrido contra nosotros. Recuerde esto comandante: "Solo el agua fluye entre las rocas sin destruir la verde vegetación, el fuego fluye entre las rocas convirtiendo en cenizas todo a su paso".

-El comandante había escuchado frases parecidas, siempre hacían mención a lo bárbaros que eran los de la casta del fuego y lo sutiles que eran los del agua. Al menos había pillado el mensaje: Deja la diplomacia a los de la casta del agua.

-Así es comandante, soy Taler'oli, diplomático de la casta del agua. -Sin saber como, el miembro de la casta del agua entró también sin permiso. - Estoy aquí para arreglar este desaguisado que ha cometido saltándose todo el sistema de castas que...
-No creo haberle dado permiso para entrar, diplomático -sentenció Orc'ala. Una cosa es que entrara un etéreo sin permiso, un salvador de la especie tau, pero otra muy distinta era dejar que entrara un diplomático para llamarle incompetente. -Espere a que terminemos de hablar y entonces, solo entonces, me rebajaré a hablar con usted.

...

El sargento Dar'oris estira la espalda hacia atrás, como desesperezándose, pero en realidad se trata de algo más fisiológico. Eso significa que ya no le duele el estómago. Aquel patógeno les había dado una o dos semanas más de vida. -Chicos, no sabéis cuanto me ha gustado estar con vosotros compartiendo áseos, no hay nada que una a la tropa que cagar todos en un agujero de un palmo... a la vez. Creo que nos podríamos poner un sobrenombre, que tal: Pelotón del cagarse o pelotón marrón. -Ante su comentario solo recibió respuestas del tipo "somos un pelotón muy respetable" o "ha sido una semana horrible, deberías estar deseando ir a la guerra por el bien común". Empezaba a echar de menos a sus vecinos gue'vesas, ellos si hubieran reido con estos comentarios, quizás si se estaba humanizando... para bien y para mal.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Resultados Ronda 2 (20/09/2010)

¡Tras un finde de cruentas (y divertidas) batallas la situación en Argonath se recrudece aun más!
He aquí los resultados hasta el momento:

Nico Vs Mario
Puntos
Mario: 1 (empate)
Nico: 1 (empate) + 1 (exterminio de CG's)

Juanjo Vs Victor
Puntos
Victor: 3 (victoria) + 1 (exterminio de CG's)

Victor Vs Juanjo
Puntos
Victor: 3 (victoria) + 2 (masacre) + 1 (exterminio de CG's)

Ana Vs Victor
Puntos
Victor: 3 (victoria) + 1 (exterminio de CG's)

Puntos
Mario: 3 (victoria)

TOTAL DE PUNTOS (incluidos los sobrantes de la ronda anterior):
Ana: 2
Víctor: 3+14= 17
Mario: 1+4= 5
Nico: 0+2= 2
Juanjo: 3
Marc: 2

Finalmente, me complace poner las primeras fotos de campaña de nuestra intrépida reportera ¡Sibila! ¡Espero que os gusten!

El señor Lobo Erik Vesten dirige la carga de la Caballería de Trueno.

El Dreadnought Maximus de los ángeles Oscuros detiene el avance del temible Lobo de Trueno y el resto de su camada.

Astramael dirige a La Mano del Muerto en persecución de los Demonios del Caos.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Inicio de la Ronda 2

Por fin he podido colgar todos los informes correspondientes a esta Ronda, que podéis encontrar aquí.
Así mismo he puesto los horarios más o menos cuadrados, así como una nota a pie del post.
A partir de aquí... ¡Os lo dejo a vosotros!

martes, 14 de septiembre de 2010

Amigos y enemigos


Orc'ala miró de reojo su armadura XV22 Crisis estacionada en la puerta de su estancia. Nunca se separa de ella y mucho menos cuando tiene que tratar con los gue'vesas (humanos aliados de los TAU). Los cuatro llegan juntos, como si hubiesen planeado alguna estratagema contra Orc'ala, así que no recibirán sus instrucciones detalladas hasta que hayan llegado a sus destinos. Por ahora solo tienen que saber que irán en misión diplomática. Ya se han puesto las togas de diplomáticos que tan bien honran los etéreos tau.

Orc'ala sabe que los necesita, necesita de la alianza de los humanos para acabar con el caos al ver como seres aterradores aparecían frente a sus tropas, y vista la nueva amenaza, ahora aparecen por la retaguardia. Además no se tratan de humanos caidos, son seres dominiacos, mucho más fuertes y letales de lo que habían previsto.

-Señores, -habló por fin Orc'ala- Les necesito para una particular misión. Necesito aliados humanos en este planeta, y no sé como tratar con ellos, en este destacamento no hay ningún etéreo al que poder mandar a negociar con otras facciones y es ahí donde entran ustedes: Hablen con los humanos, ustedes sabrán mejor que yo como hacerlo.

- La cara de los cuatro humanos pasó a un blanco enfermizo y sus rictus se tornaron en una mueca como de asco, pero que en realidad era pavor. Todo esto, por supuesto pasó desapercibido para el ingenuo tau en lo que respecta a lenguaje no verbal humano.

Algunas horas después
Base de los Lobos espaciales
El transporte Orca fue descendiendo poco a poco frente a un destacamento de soldados comandado por un moreno oficial y una cara de pocos amigos. El piloto de la casta del aire resopló al comprobar que podía coger altura sin ser derribado por las múltiples baterías antiaéreas. El diplomático, un tal, Golan Leimat, tragaba saliva cuando se plantó frente al oficial y decía: - Vengo en nombre del gran comandante Orc'ala del planeta de tercera fase Coronet del imperio tau. Gracias por reciv...
- Tengo entendido que Coronet era defendido por la guardia imperial hasta hace unos años...-recordó el oficial de los Lobos espaciales.

...

Poco a poco, los diplomáticos iban llegando a los destacamentos humanos en el planeta, y no tardaban en recibir la respuesta.

Ronda 2: La Disformidad Ruge


Un gruñido se abrió paso a través del inmaterium. La dimensión real se sacudió, agrietándose como si en mitad del vacío un cristal fuese incapaz de soportar la presión de su contenido.

Y finalmente, pasamos a la Ronda 2 actualizando el mapa de Argonath III con los nuevos desafíos, edificaciones y eventos, que paso a detallar a continuación. Leer el artículo anterior para más información.

Los nuevos iconos en el mapa son:
  • Brechas de Disformidad: Representados por un vórtice de oscuridad. Su funcionamiento descrito aquí.
  • Palacio gubernamental: Donde se haya ubicado el gobierno central del planeta. Toda la casilla representa tanto el palacio gubernamental en si mismo como los alrededores. Aquel que posea el control de esta casilla recibirá al final del turno 5 puntos de estrategia adicionales. Adicionalmente, su posesión modificará tanto las misiones como la historia de la campaña.
  • Campamento minero: representado por una gema. Modificará las misiones del sector.
Los desafíos de esta ronda son:

Nico Vs Mario

Mario Vs Nico

Nico Vs Juanjo

Mario Vs Ana

Juanjo Vs Victor

Juanjo Vs Nico

Ana Vs Juanjo

Marc Vs Ana

Victor Vs Juanjo

Ana Vs Victor

Victor Vs Ana

Las fechas de los combates de la ronda son orientativas, y quizá un tanto saturantes. Os animo a cambiarlas a placer con tiempo suficiente (estamos solo a miércoles cuando escribo esto) ¡y a cancelar las batallas que no os veáis con ánimo ha hacer! Estas serán declaradas un empate.
Por otro lado os recuerdo que a partir de las 20 y siempre que haya un lugar, yo puedo jugar de Lunes a Jueves. ¡He dicho!

Iniciando Ronda 2: La Disformidad Ruge

Los demonios comienzan a invadir Argonath III sin que prácticamente nadie pueda frenarlos. La realidad se quiebra de forma aleatoria, provocando que las bestias del inmaterium invadan el mundo real propagando el terror como si se tratase de una plaga imparable.

Estos efectos se verán reflejados en la siguiente ronda de la siguiente forma:

- Aparecerán aleatoriamente brechas de disformidad en Argonath: 1D6+1 casillas añadirán una brecha de disformidad, mediante la cual en la siguiente ronda aquel que controle dicha casilla podrá lanzar un desafío a cualquier otra casilla que posea una brecha (siempre siguiendo las reglas para desafíos). al final de la ronda 3, las brechas desaparecerán.

- En las casillas con brechas de disformidad, esta es más fuerte. Por ello las hordas del Caos y aquellos personajes influenciados por la misma se verán afectados de desatarse una batalla en la misma.
  • Con el inmaterium abierto, invocar sus poderes es más sencillo que nunca. Todas las unidades con el rasgo "psíquico" podrán realizar un poder psíquico adicional. sin embargo, recibirá un ataque de la disformidad siempre que saque números iguales en los D6.
  • La energía psíquica crepita alrededor del psíquico de forma enloquecida. Todas las miniaturas en asalto con un "psíquico" deberán salvar una herida automática al final de cada turno de asalto.
De combatir cualquier ejercito del Caos...
  • Los agentes del caos podrán situar un portal en cualquier punto del campo de batalla mediante despliegue rápido en el turno 1. Los demonios y demás tropas del caos podrán entrar desde la reserva a partir del segundo turno por este portal como si lo hicieran por su borde de la mesa. Adicionalmente, todas las miniaturas enemigas que finalicen su turno en un radio de 15 cm deberán realizar un chequeo de resistencia para no convertirse en Engendros del caos.
  • En el caso de poseer un psíquico o varios, el jugador podrá intentar cerrar la brecha. Para ello deberá estar a 15 cm. de la misma y superar un chequeo psíquico durante dos turnos consecutivos. Dicho chequeo se realizará al final de la fase de asalto del turno de dicho jugador.
  • La brecha disforme siempre se considerará un objetivo de la misión.
- Los agentes del caos presentes en Argonath se movilizan ahora que conocen la presencia de enemigos en la superficie del planeta. Se realizará un ataque al azar en una de las casillas, que no será revelado hasta que se declaren las misiones de la ronda.

- Los habitantes de Argonath finalmente logran establecer comunicaciones a través de los canales habituales, aunque sea de forma pobre. Algunos jugadores recibirán estos comunicados pidiendo ayuda o similares. Se realizarán dos comunicados en esta misión.

Gloria y deshonor

Me permito ir un paso más allá con la propuesta que Nico realizó en su entrada de hace unos días.

En todas las batallas hay héroes, momentos épicos y guerreros que en cierto momento cambian todo el curso de la batalla, para bien o para mal. Desde todo un escuadrón de kroots camuflados incapaces de causar bajas a unas bravas diablillas hasta un solitario marine espacial capaz de derribar a una gigantesca criatura monstruosa. ¿Acaso no debería todo esto ser recompensado?

EL PRECIO DE LA BATALLA

Por una parte, os animo a redactar crónicas relacionadas, como bien empezó Marc, y por otro os animo a reflejar todo esto en las misiones posteriores. Esto os lo dejo en parte a libre albedrío... desde negaros a incluir a dichos kroot hasta pactar con vuestro rival unas condiciones especiales para vuestro enfrentamiento; por ejemplo:

El escuadrón de Kroots de Ghrat falló estrepitosamente ante las hordas de diablillas de Slaanesh en su anterior batalla. Tras una enorme reprimenda por parte de los altos mandos Tau se han visto obligados a aceptar la culpa por el fracaso de dicha misión. Decididos a recuperar su orgullo, se han preparado concienzudamente para enfrentar al enemigo.
Por ello, en la siguiente misión, todos los kroot repetirán para impactar en su fase de disparo contra cualquier escuadrón de diablillas de Slaanesh. En contrapartida, su temor por ellas ha aumentado notablemente. En caso de ser asaltados, deberán realizar un chequeo de liderazgo. En caso de fallarlo, únicamente podrán contraatacar con un ataque por miniatura.

Esto es solo una idea... os invito a ser lo más originales posibles, pero recordad que no se trata de algo obligado ¡o de lo que debamos abusar! Por ello creo que deberíamos imponer una limitación de, como mucho, dos de estos casos por jugador y ronda.

HONOR Y GLORIA

Ahora paso a lo que propiamente citó Nico... los juramentos de batalla, que llamaremos así por conocerlos de alguna forma. Quizá simplemente un comisario se marco una meta o propósito, un Principe Demonio busca cumplir una finalidad en esa batalla, o bien un Astartes ha cargado de juramentos su servoarmadura antes de partir a la batalla.

Sea como fuere, he pensado que la idea es francamente interesante y podemos llevarla a cabo de la siguiente manera:

1) Solo se podrá realizar un máximo de dos juramentos por batalla.
2) Solo una miniatura con nombre podrá realizar ese juramento. Esto significa que puede tratarse de un personaje de códex, o bien de cualquier miniatura a la que le creéis transfondo (por ejemplo el gran Kroot Ghral). En el momento en que le asignéis un nombre a una miniatura esta dejará de ser genérica y por tanto recordad que solo podrá participar en una batalla por ronda.
3) El juramento deberá ser anunciado tras el despliegue de las fuerzas de ambos bandos, y antes del inicio de la batalla.
4) Una vez lanzado el juramento de batalla, se propondrán las recompensas por el cumplimiento o el incumplimiento del mismo. Ambos contendientes deben estar de acuerdo con las condiciones del mismo. Estas condiciones deben establecerse para ese personaje (y su unidad) antes del inicio de la siguiente ronda, y solo será vigente en la misma y para esa unidad.

Espero vuestros comentarios.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Fin de la Ronda 1 y puntos de Estrategia.

Bien chicos, se acerca la ronda 2, y ya tengo más o menos listos los asaltos de la misma. Espero poder ofrecer algunas sorpresitas :P

Para empezar, primero os pongo unas nuevas reglas que además incluyo en el primer post de las mismas:
1) Cada jugador puede lanzar únicamente 2 desafíos por ronda. Estos desafíos deben ser a enemigos diferentes que tengan casillas colindantes a las suyas.
2) Una casilla que ya haya enviado o recibido un desafío, no puede ser desafiada o enviar un nuevo desafío.
3) En el caso de que un jugador no se presente a un desafío sin previo aviso o anulación del mismo (vamos que deje tirado al otro), el rival será el ganador de la batalla, ya que el enemigo nunca apareció.
4) En una misma ronda un personaje con nombre (de códex o inventado por el jugador) no podrá participar en más de una casilla.

Dicho esto, paso a los puntos de Estrategia de la ronda 1, que como sabéis podéis utilizar para comprar nuevos edificios especiales según los precios del primer post. De paso, tras dar por invalido el asalto de Nico a Juanjo por no haberse realizado la batalla, ambos obtienen un empate.

Ana:
Manufactorum x3: 15 puntos.
Le quedan 2 puntos.

Victor:
Bastión de Mando: 6 puntos.
Le quedan 3 puntos.

Mario:
Manufactorum: 5 puntos.
Le queda 1 punto.

Nico:
Bastión de Mando: 6 puntos.
Le quedan 0 puntos.

Juanjo:
Le quedan 3 puntos.

Marc:
Le quedan 2 puntos.

Blood Angels: La Mano del Muerto

    1. HELL’S BELLS

El aterrizaje de los herederos de Sanguinius sobre la superficie del planeta había sido tan abrupto como inesperado, siendo recibidos por las baterías de cañones del propio imperio a manos del destacamento 13 de Ksr Numancia. El propio Señor del Capítulo Dante había tenido que dirigir una desesperada defensa frente a las milicias imperiales, enfrentándolos en el fragor de una batalla sin sentido que se había cobrado la vida de demasiados buenos guerreros.

¿Acaso Argonath III estaba más podrido de lo que los rumores habían extendido? ¿Acaso eran

ciertos los susurros sobre traición y herejía que ensuciaban el nombre del capítulo?

O quizá, como ahora temía Mephiston, todo era únicamente una telaraña de mentiras que los había atrapado como a insectos. Tras aplastar al destacamento que había atacado a sus hermanos con su Sanguinatus, el poder crudo del señor de la Muerte se extendía tras él en unas rojizas alas de energía psíquica, haciéndole surcar el firmamento como un ángel de plumas encarnadas que regresaba a su cubil, dejando tras él a su formación de batalla.


Una victoria sencilla que únicamente parecía una distracción elaborada destinada a que el ojo de

su mente no pudiese ver las oscilaciones de la disformidad cerca del espaciopuerto de los Ángeles Sangrientos, y que ahora sin embargo apreciaba con una claridad tan cristalina como terrible. La claridad del tañido de unas campanas.

Las Alas de Sanguinius se apagaron, dejando que su cuerpo cayese acuclillado con violencia, agrietando el campo de batalla con las suelas de su servoarmadura a la vez que sus ojos de rubí observaban como la auténtica naturaleza del enemigo se revelaba ante ellos: Las grietas disformes surcaban la realidad, vomitando sus bizarras huestes sobre las enloquecidas tropas de la Compañía de la muerte con un sonido similar al de unas maquiavélicas y oxidadas campanas.

- … Demonios…

El gruñido chirrió contra sus caninos al escupir el nombre blasfemo a la vez que trataba de recuperar el aliento tras su apresurada carrera con una sentencia clara en su cerebro: Argonath III tenía el corazón podrido.

- A todos los astartes en la zona, estamos rodeados… Los demonios salen por todos lados. El Espaciopuerto está comprometido.

El mensaje enviado por el Gran Capellán Astorath a través del canal de la cadena de mando ya era demasiado tardío… Ningún otro ángel de muerte podría llegar a tiempo de cumplir el reclamo de el Siniestro antes de que el puesto se colapsase sobre si mismo. Y por desgracia para el psíquico, su carrera solo había sido otro intento en vano.

- Aquí Mephiston… Me temo que no podré llegar a tiempo, viejo amigo.

La realidad se quebró a su alrededor al mismo tiempo en que sus dedos abrazaban la empuñadura de Colmillo Sangriento. Su filo crepitó cuando dos decenas de diablillas atravesaron la realidad frente a él, lanzándose a la carga. Las campanas del infierno volvierona resonar en su cabeza.

Su rugido de batalla y un juramento a Sanguinius fue lo último que sonó a través del comunicador de su servoarmadura.

UNDER OATH

Lord Dante apoyó su frente tersa sobre las yemas de sus dedos, hundiéndose en su trono dorado de forma en que su majestuoso cuerpo parecía estar soportando la responsabilidad por un millón de almas. Una actitud que se permitía adoptar frente a sus hombres de mayor confianza, una pequeña esquirla en su armadura de dorado santo de la batalla.

Astramael sabía que ambas cosas eran ciertas. Aquel que había dirigido a los Ángeles Sangrientos a lo largo de once siglos era sin duda un santo de la batalla… Y a la vez era un hombre sobre

cuyos hombros soportaba las esperanzas y el dolor de mucho más de un millón de almas. Pero ninguna de estas cosas lograban afectarle hasta este punto, el señor del Capitulo no se permitía el lujo de que los rasgos de amargura poblaran su rostro por cualquier motivo y él lo sabía. Lord Dante tenía un espíritu demasiado fuerte.

Astramael le había servido a él y al Imperio hasta su muerte, y sepultado en el sarcófago de Dreadnought Furioso, su servicio había trascendido más allá de la mortalidad. Lo suficiente para saber que era la perdida de alguien a quien consideraba como su propio hermano de sangre lo que ahora enturbiaba el alma del señor del Capítulo.

- Solo puedo confiar en ti para esta misión Astramael.

Lord Dante se puso en pie dejando que su cabello azabache y terso como seda se deslizase sobre su ensangrentada armadura tras el asedio de la guardia imperial. En su voz no había duda ni súplica, sabía que se trataba de una orden que Astramael no podía rechazar.

Después de todo, si para Lord Dante Mephiston era como un hermano, para Astramael era como un hijo. Él había seguido su entrenamiento como psíquico en Baal Secundus, el lo había instruido en sus artes y lo había nombrado Semántico antes de que la batalla se cobrase su propio cuerpo y lo condenase a un ataúd de Ceramita, antes de que el animado bibliotecario Calistarius se transformase en el hosco y solitario Mephiston.

Los pistones del Dreadnought Venerable gruñeron cuando inclinó su cuerpo de metal, clavando la placa roja de su gebra derecha en el suelo de mármol al mismo tiempo en que su Puño Sangriento se posaba abierto sobre el mosaico del suelo. Sus palabras sonaron mecánicas, sintetizadas por los circuitos de voz.

- Lo juro por el Emperador. Volveré con Calistarius o no lo haré.

Su yelmo se inclinó con el sonido de la compresión del vapor, que escapó por su gorgera.

- Sin perdón. Sin duda. Sin mirar atrás.

MASTER. DISCIPLE.

Los misiles surcaban el cielo de Argonath III con furia junto a las

luces de los rayos laser, estallando junto a los fogonazos de plasma entre las tropas de los demonios. Una docena de monstruosos bípodes caminaban inexorablemente hacia el frente en un apocalipsis de fuego y violencia que se desataba sobre las huestes del Gran Enemigo al mismo tiempo en que los astartes en los sarcófagos lanzaban sus gritos de batalla. Una docena de héroes en sus tumbas escupiendo muerte sobre terreno ennegrecido, poseídos por la Sed de Sangre que aun ahora latía a través de sus malogradas venas. La Mano del Muerto avanzaba sin compasión.

Los furiosos desmembraban diablillas mientras con sus cañones de fragmentación reducían a sus compañeras a pulpa demoníaca, al mismo tiempo en que bestias demoniacas del tamaño de titanes desmembraban a uno de los dreadnoughts más avanzados hasta convertirlo en un montón de chatarra.

Pero eso no los detenía. A través del canal de comunicación, la sintetizada y grave voz del enorme Furioso Tychus contaba con una siniestra alegría el número de víctimas que se cobraba entre su propia carnicería.

- Aquí Astramael, objetivo asegurado. Regresamos a base, Mano del Muerto.

Las paredes del blasfemo palacio del exceso estallaron en cientos de cascotes cuando el Dreadnought Furioso surgió volando a toda velocidad bajo el poder de las alas de Sanguinius, aterrizando varias decenas de metros más allá. Los sistemas hidráulicos de sus piernas absorbieron la caída con un sordo sonido, mientras Astramael acunaba en su gigantesco brazo biónico la malograda figura del Señor de la Muerte.

Solo habían sido necesarias unas horas para esto… solo unas horas para convertir al Ángel Sangriento más poderoso en una torturada y apocada silueta torturada. Los ojos del bibliotecario se abrieron, observando con sus iris carmesíes los cristales de jade del sarcófago de su amigo. Sus labios temblaron resecos y doloridos, soltando un esputo de sangre ennegrecida antes de pronunciar una única palabra que sobrevivió bajo el fragor de la batalla.

- … maestro…

En el interior de su sarcófago, el destrozado rostro del astartes sonrió, ignorando la orgía de muerte y destrucción a su alrededor cuando inició su carrera en retirada junto al resto de su formación.

- Volvemos a casa, Calistarius.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Batalla de Balansat



La noche en la desolada aldea de Balansat se presentaba bastante caldeada. La zona había sido tomada por el caos poco tiempo después de nuestra llegada y tomándola, los tau pretendían vengarse por la aniquilación de un grupo de veteranos al este de su posición. Fue un golpe de suerte, ya que sus soldados se vieron sorprendidos por un repentino apagón en sus sistemas de disparo. Suerte, mucha suerte tuvieron esos del caos… O eso les gustaría pensar, que se debió a la suerte y no a un extraño poder que interfería en sus disparos.

Los tau avanzaban sin descanso, cubiertos por las armaduras Crisis y Apocalipsis y un tanque Cabezamartillo. A falta de doscientos metros para llegar, no había nadie en el pueblo.

-Esto no me gusta nada- Dijo el sargento Dar'oris -Seguro que nos están esperando -Como si se tratase de una respuesta a su comentario, una neblina de color rosa empezaba a amontonarse a escasos metros del ejército invasor hasta que se abrió un portal dimensional a una tierra llena de lo más abominable que nadie con una mente sana pueda imaginar. De ese lugar empezaron a aparecer seres a cuatro patas controlados por un ser enorme con zarpas como guadañas y tan alto como un edificio.

El comandante Orc'faral empezó a dar órdenes a sus tropas: -Equipo francotirador 1, controlad por si vienen desde el pueblo, este portal puede ser solo una distracción.
- Cierto. No hay duda de que vienen a "distraernos", comandante -Bromeó el sargento Dar'oris mientras disparaba su fusil de inducción.

Las hordas de seres demoniacos cargaron contra todo lo que tenían a su alcance mientras que los TAU disparaban misiles y armas de energía. Los soldados sabían que si se acercaban al asalto morirían de forma rápida y sin posibilidad de escapatoria, así que no quedaba otra más que escupir fuego sobre aquellas masas demoníacas.

Si un soldado de la casta del fuego se tenía que preocupar por su vida (que no es poco), el comandante Orc'faral debía hacerlo además por conseguir el objetivo de la misión. Tenían poco tiempo, y a pesar de estar siendo atacados por su retaguardia, debían avanzar para conseguir su objetivo. Además esto no era lo que esperaban encontrar. Según los informes de inteligencia, el enemigo estaba formado por humanos abotargados y no por seres extraterrenales.



2 horas después
Campamento TAU
El comandante Orc'faral camina de punta a punta de su bunker prefabricado, igual que una bestia enjaulada.
- No quiero que vuelva a discutir mis órdenes, ¿entendido?
- No señor - respondió de forma mecánica el sargento Dar'oris.
- Y por supuesto nada de bromitas, no hay nada que mine más la moral de nuestras tropas que un suboficial haciendo comentarios jocosos de las órdenes de su comandante.
-Si hubiese querido hacer un comentario gracioso hubiese dicho que vienen a matarnos a lengüetazos -El sargento Dar'oris se imaginó diciendo eso y no quiso pensar lo que pasaría después, así que recurrió a las respuestas tipo drone: -No señor.
-El comandante Orc'faral apretó los labios, sabía que estaba respondiendo de forma mecánica, pero no podía hacer nada más. -Retírese, no quiero volver a verle.

El sargento cogió su fusil y salió de la estancia, mientras, un soldado veterano entró, por un instante sus miradas se cruzaron y en la cara de ambos solo podía verse un gesto: Desprecio.

-Comandante, el gran Kroot Ghrat acaba de llegar.
- El comandante resopló, bajando la cabeza derrotado, recordando el mal papel que hicieron en la batalla - Que pase, tenemos que hablar.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Actualización resultados Ronda 1

Juanjo VS Victor
Misiones de Combate: Guerra en las Trincheras
Puntos
Juanjo: 1 (empate) + 1 (exterminio de CG’s)
Víctor: 1 (empate)

Ana VS Marc
Misiones de Combate: Equipo Mortal
Puntos
Ana: 3 (victoria)

Ana VS Mario
Planetstrike: Terremoto Planetario
Puntos
Ana: 3 (victoria) + 2 (Masacre) + 1 (exterminio de Cg’s)
Mario: 1 (exterminio de CG's)

Ana VS Victor
Planetstrike: Conquista y Destrucción
Puntos
Ana: 3 (victoria) + 2 (Masacre) + 1 (exterminio de Cg’s)

Victor VS Juanjo
Muerte en las Calles: El Asalto Final
Puntos
Víctor: 3 (victoria) + 2 (Masacre) + 1 (exterminio de Cg’s)

Nico VS Mario
Muerte en las Calles: Asalto Urbano
Puntos
Mario: 1 (empate) + 1 (exterminio de CG’s)
Nico: 1 (empate)

Juanjo VS Nico
Muerte en las Calles: Asalto Urbano
Puntos
Nico: 3 (victoria) + 1 (exterminio de Cg’s)

Mario VS Nico
Muerte en las Calles: Devastación Total
Puntos
Mario: 3 (victoria)

Victor VS Ana
Punta de lanza: Guerra Relámpago
Víctor: 1 (empate) + 1 (exterminio de CG’s)
Ana: 1 (empate)


Marc VS Ana
Muerte en las Calles: Controlar el Sector
Marc: 1 (empate) + 1 (exterminio de CG’s)
Ana: 1 (empate)



TOTAL DE PUNTOS:
Ana: 17
Víctor:
9
Mario:
6
Nico: 5
Juanjo: 2
Marc: 2

jueves, 9 de septiembre de 2010

Juramentos de combate.


El impacto de la masiva extremidad de la criatura tiranida lanzo al guerrero varios metros hacia atras, haciendo que su cuerpo blindado chocase contra el suelo una, dos y hasta tres veces antes de que el peso de su servoarmadura le hiciese detenerse con un derrape que dejo un surco en el ensangrentado barro que era el campo de batalla.

El Carnifex extendio sus cuatro gigantescas garras mientras encorvaba su cuerpo hacia adelante, lanzando un gutural rugido de victoria que se elevo con furia solo para ahogarse en el estruendo del campo de batalla plagada de los haces de luz de los cañones laser y las explosiones de bolter.

El guerrero gruño bajo su casco mientras apoyaba su diestra en el suelo, el dolor empezaba a remitir... pero le costaba centrar la vista y notaba el espeso sabor carmesi de la sangre llenando su boca, un dolor agudo en su pecho le indicaba que tenia, como minimo, varias costillas rotas y, quizas, un pulmon perforado... Pero no le preocupo, sabia que eso no podria evitarle continuar la batalla y que, con algo de descanso, no tardaria en recuperarse.

Su fisionomia Astartes se encargaria de ello.

Apoyando una rodilla en el suelo, el guerrero alzo su cuerpo, extendiendo sus brazos para liberar parte de la presion de su pecho mientras varias luces de aviso se encendian en los visores de su yelmo, como si el propio espiritu de su servoarmadura se hubiese aturdido del mismo modo que lo habia hecho el y solo ahora se despertase para alertar a su dueño de los daños sufridos por el impacto de la colosal garra de la criatura que se alzaba ante el, lista para terminar con el.

Pronto, a las voces de alarma de la armadura se unio la seca voz de Nathan Stone, Comandante Imperial al mando de la defensa de Ignar III- Naves de evacuacion despegando. Nuestro trabajo esta hecho Guardian del Lobo. Retirese junto al resto de su compañia.

La respuesta del guerrero fue clara y directa- No. - el astartes se puso en pie con un gruñido mientras estiraba su cuerpo haciendo crujir sus maltratados huesos antes de continuar - Esto aun no ha acabado.

Sin dar tiempo a que su oficial respondiese, el Astartes arranco el yelmo de su gorgera para lanzarlo a un lado, dejando que el viento sacudiese sus largos cabells negros empapados de sudor, su mirada se clavo en la monstrosidad Tiranida, que ahora golpeaba con sus pies el suelo, cargando sus poderosas patas traseras preparandose para embestir con furia...

Una embestida como la que habia acabado con su señor, Einar Lobo de la Tormenta.

- Jure que acabaria contigo bestia... No saldras de este planeta con vida.- Gruño Asgard Hellblade mientras cerraba con fuerza sus dedos, haciendo que las cuchillas que surgian de sus nudillos crepitasen con chispazos de energia azul en el momento en que el Carnifex se abalanzo sobre el... Las pisadas del monstruo retumbaban en el suelo, haciendo temblar la tierra... pero el guerrero no se inmuto...

...unicamente cerro los ojos un segundo, bajando la cabeza levemente para murmurar una breve letania -El dolor es temporal, el honor... por siempre.

Sus ojos se abrieron .

Un aullido escapo de su garganta.

Y entonces ambos contendientes chocaron.

-----------------------------------------------------------------------

Bueno chicos, tras esta " breve" introduccion dejadme que os hable de una idea que he tenido esta noche y que he perfilado con la ayuda de Victor: Los Juramentos de Batalla.

Basicamente estuve pensando en las Sagas de los Lobos Espaciales, para los que no sepais que es: Se trata de un equipo unico para los Personajes Lobo Espacial que les da una habilidad especial y que incluye un juramento de honor que, realmente, no afecta a las reglas... solo es por puro trasfondo.

Asi que pense... " ¡ Hey! ¿ Porque no comento a la gente de hacer algo mas con esto, de añadir un efecto a la siguiente batalla en base a si mis personajes cumplen o no su juramento... Seria divertido y seguro que añadiria mucho color a las partidas."

Tras comentarlo con Hellito ambos llegamos a la misma conclusion: Parece una idea fantastica... ¡ Y no solo tienen que aprovecharla los Hijos de Russ!

Asi que hemos pensando que antes de cada batalla cada jugador puede hacer juramentos de batalla, que el resto de jugadores deberia aprobar, y obtener ventajas o desventajas en su siguiente batalla depende de si consigue o no cumplir dicho juramento... teniendo en cuenta tambien la dificultad del juramento... ¡ Un juramento dificil de cumplir, como por ejemplo: Que mi Comisario de la Guardia Imperial jure ser quien acabe con Mephiston (ES un ejemplo... todos amamos a Mephiston!) , tendria que tener mas ventajas que uno relativamente sencillo! ( Como que el Comisario anterior jure acabar con un Marine Espacial).

Espero vuestros comentarios, dudas y aportaciones!

martes, 7 de septiembre de 2010

Resultados Ronda 1 a fecha 07/09/10

¡Buenas a todos!
Os anoto aquí el estado de la campaña a la espera de las batallas que podamos realizar este próximo jueves.

Juanjo VS Victor
Misiones de Combate: Guerra en las Trincheras
Puntos
Juanjo: 1 (empate) + 1 (exterminio de CG’s)
Víctor: 1 (empate)

Ana VS Marc
Misiones de Combate: Equipo Mortal
Puntos
Ana: 3 (victoria)

Ana VS Mario
Planetstrike: Terremoto Planetario
Puntos
Ana: 3 (victoria) + 2 (Masacre) + 1 (exterminio de Cg’s)

Mario: 1 (exterminio de CG's)

Ana VS Victor
Planetstrike: Conquista y Destrucción
Ana: 3 (victoria) + 2 (Masacre) + 1 (exterminio de Cg’s)

Victor VS Juanjo
Muerte en las Calles: El Asalto Final
Víctor: 3 (victoria) + 2 (Masacre) + 1 (exterminio de Cg’s)

Capitulo I - La última estrella de Argonath III

Cnaeus levanta los ojos hacia el cielo, haciendo visera con la mano. Se nota nervioso y, tras él, Scipio guarda un profundo silencio. Algo flota en el aire enrarecido, algo que ninguno de ellos puede explicar. No tiene miedo, eso, nunca, pero es una sensación exasperante, tensa, que nace desde dentro y araña las entrañas. De peligro.

La tarde huele a maldad.

-Una estrella temprana.- Masculla con voz queda. Desde lo más alto de la fortaleza de los Ángeles Oscuros, la vista de Argonath III se extiende hasta el infinito. El horizonte parece prenderse en llamas a medida que el sol desciendiende y, más alla, luces azules delatan las naves que vigilan el planeta desde fuera.

Un atardecer mediocre.

En mitad del cielo una luz titila suavemente.

-¿Y?

-Es demasiado pronto, el sol aún no esta bajo.

Kaeso, a su lado, ni siquiera levanta la vista de las escuadras de marines espaciales que forman a sus pies, entrenando su disciplina y su fe. Hasta lo alto de la torre asciende un rugido. Es la respuesta a una orden: decenas de voces fervientes aunadas en una sola. Implacable. Poderosa.

-Déjalo. Me aburres con tu cháchara de explorador. - Dice. Chasquea la lengua.

-Kaeso.- La voz del tercer astarte es ronca y pesada, pero hiende el ambiente como una espada sierra.- Hay que estar atento a todas las señales. ¿Es que no lo notas? Algo va a pasar… La gloria y la muerta se estan arrastrando hasta este planeta.

Scipio alza el rostro, coronado por una nariz aguileña y deformado por las cicatrices. Él es el más antiguo de los tres, y el peso de mil batallas interestelares nublan sus ojos, que se han asomado ya a la oscuridad del vacío espacial.

Pero sus hombros son anchos y fuertes. Aún pueden sostener el peso de mil más.

Descendiendo la mirada del cielo, Cnaeus se vuelve hacia ellos.

-Brilla más y más, a un ritmo anormal. Parece que devora la tarde. No es una estrella ni las luces de una nave.

-Atentos.

El cielo parece revolverse alrededor del centelleo que los marines vigilan. Las nubes se remolinan, y la estrella crece y crece, palpitante, respirando como un monstruo que engorda silenciosamente. Y de repente estira sus tentaculos, como una grieta que nace serpenteando cuando la realidad ya no puede resistir más. La extraña luz parece extenderse como una enfermedad, oscureciendo el cielo y tiñendolo del color de la locura.

Algo acecha, al otro lado.

-Scipio.

-Lo he visto.

Los marines no pueden apartar la vista del cielo, hipnotizados por el perturbador espectáculo que se extiende como la red de una araña. Es difícil no mirarlo. Como un cántico de sirena, una llamada silenciosa surge de esa apertura a otro mundo, seduciendo a aquel que quiere escucharla. Una lasciva promesa de sangre.

Un susurro crece, el siseo de cientos de bestias, y el suelo comienza a temblar al son de los pasos de un ejercito invisible, acercandose como un gusano oscuro erizado de púas.

Pero Scipio se velve, dandole la espalda. Las cicatrices de su cara arden, recordando. Comprendiendo.

-¿Qué agurio es este? - Murmura Kaeso, buscando la respuesta en el más veterano de ellos.- ¿Qué significa?

Con sus inquebrantables manos, Scipio coge el casco, que chasquea suavemente al encajar con la servoarmadura.

-Guerra.

La Crux Terminatus brilla en su hombro con la luz de la disformidad.

...

viernes, 3 de septiembre de 2010

Mapa previo

Os presento el mapa previo al comienzo de la campaña. Como tengo varias ideas poco a poco seguramente se irán añadiendo cosas nuevas... pero de momento las cosas se presentan de esta forma.
¡Espero que os guste!
Por cierto, todo esta representado con iconos, siendo el espacio puerto el planeta con flechas verdes, la estación de energía el relámpago, el manufactorum la rueda dentada y el bastión de mando la estrellita.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Prologo Dark Angels

El Comandante Supremo Azrael reúne una vez más a su circulo interno. Rara vez ocurre esto... Normalmente cuando un caído es localizado o en las grandes campañas militares en las que los Ángeles tienen que intervenir en nombre del Emperador. Pero esta vez parece algo importante, parece que una de las naves de la flota ha interceptado un mensaje imperial que requiere la atención de los Ángeles Oscuros...


En la inmensa sala de estilo gótico de la enorme fortaleza se encontraban algunos de los mas respetados miembros del capitulo: El Bibliotecario Ezekiel, El capellán interrogador Asmodai, Belial señor de la Deathwing, Sammael señor de la Ravenwing y el capitán Marcus y el capitán Marius. Todos observados desde la oscuridad por las enormes gárgolas y figuras de heroes antiguos de la legión, y por supuesto de Lion.

La expresión de preocupación de Azrael impresiono a todos los presentes con excepción de Ezekiel. El Bibliotecario es un miembro del capitulo que rara vez habla y que pocas veces muestra alguna expresión en sus facciones. Azrael miro un segundo a las enormes estatuas que lo observaban y empezó ha hablar:

-Una vez mas nos encontramos ante una situación delicada. Una vez más tenemos que proteger nuestro pasado...

En ese momento todos entendieron a lo que se refería el Supremo Comandante.

- Hemos interceptado una transmisión imperial... Y podría ser que uno de los caídos hubiera obtenido el control de un planeta imperial y al parecer esta apoyado por mas astartes... Los Angeles Oscuros se dirigen a Argonath III... Pero no estaremos solos. Nuestra tripulación ha captado ha algunos de nuestros hermanos dirigiéndose allí. Parece ser que los Ángeles Sangrientos y los Lobos de Russ también están interesados en este planeta... Solo espero que no se interpongan en nuestros asuntos... Nunca hemos tenido problemas con los hijos de Sanguinius y espero que no sea la primera vez...

-Pronto esta cacería habrá acabado, ya son pocos los caídos que aún escapan a nuestra espada... Pronto restableceremos el honor de nuestro capitulo y no nos preocuparemos mas por nuestros errores en el pasado. Para ello la campaña en Argonath III sera crucial, cada paso nos acerca mas a nuestra redención.